: El colapso de la evolución


08-20-2014, 11:28 AM
No hay discusión con creacionistas en la que no salga un pretendido declive de la teoría de la evolución, junto con la afirmación de que cada vez son más los profesores e investigadores que la están abandonando, sustituyndola por el Diseño Inteligente/creacionismo. Otro argumento falaz al que no habría que hacer ni caso, pero que me ha llamado especialmente la atención porque esta vez el argumento puede ser refutado con ayuda del ex-creacionista G.R. Morton.
G.R. Morton es un cristiano evanglico que se ha pasado varias dcadas apoyando el creacionismo de la Tierra joven (esa ocurrencia de que la Tierra sólo tiene 6.000 años de antigedad que se está enseñando en algunas escuelas de los Estados Unidos). Hasta que un buen día, el bueno de Morton se hartó de las falacias de sus compañeros de locuras. Sin abandonar su fe, reconoció que la evolución es una teoría científica con suficientes evidencias experimentales como para ser aceptada como cierta. En ese momento borró su blog que difundía las típicas mentiras creacionistas y lanzó a los cuatro vientos algunas de las falacias que emplean para convencer a personas de poca formación acadmica en ciencias naturales.
Me ha llamado la atención que Morton tambin destaque como uno de los argumentos estrella de los creacionistas la falta de apoyo a la teoría de la evolución. Como muestra Morton en uno de sus escritos, desde hace 185 años (antes incluso de que Charles Darwin escribiera El origen de las especies), ya se criticaban ideas que hablaban de la modificación de los organismos a lo largo del tiempo. Si bien es cierto que el concepto de evolución fue mundialmente amplificada y divulgada por Darwin y Wallace, no es menor cierto, que antes que ellos, otros naturalistas ya habían aportado ideas sobre la descendencia común y la variabilidad de las especies. Y las críticas salieron a la par, y no sólo críticas, sino tambin argumentarios sesudos que apostaban por la inmediata muerte del concepto de evolución. Granville Penn realizó en 1825 esa predicción visionaria en su magna obra Mineral and Mosaic Geologies, y desde entonces han sido muchos los que se han apuntado a esa tesis. Es fácil imaginar que la inmensa mayoría de ese tipo de comentarios se encuentra en libros religiosos, de carácter protestante evanglico, y en la actualidad tambin en foros de Internet de iglesias evanglicas o en canales de difusión del creacionismo o el DI.
Pero si lo que dicen es cierto, con más de 150 años repitiendo lo mismo, alguien de fuera de su cerrado círculo teológico se habría dado cuenta y lo habría hecho notar. Tambin se debería notar en la producción científica de cada uno de los campos, por ejemplo con el abandono de los estudios sobre biología evolutiva y el incremento de los trabajos sobre diseño inteligente/creacionismo.
Para poder analizar esa hipótesis contamos con PubMed, un motor de búsqueda gratuito de artículos de investigación biomdica. Este buscador analiza más de 4.800 revistas publicadas en más de 70 países del mundo. Este buscador posee una herramienta que permite conocer el número de veces que un artículo trata sobre un tema determinado. Usando esa herramienta he analizado cuántos trabajos han tratado de evolución en las últimas dcadas. El perfil obtenido es el siguiente:
La tendencia es clara, no sólo no disminuye, sino que aumenta. En el año 1980, 1.656 trataron el tema; en el año 1990, 3.576; en el año 2000, 10.672, y el año pasado, 24.614. El estudio de la evolución sigue muy vivo, y si atendemos a los títulos de los trabajos descubriremos cómo se postulan nuevos mecanismos y se encuentran evidencias que soportan muchos de los ya existentes.
Puestos a analizar tambin podemos comprobar como le van las cosas al publicitado como pujante Diseño Inteligente.
La tendencia tambin ha ido en aumento, aunque parece haber llegado a una etapa en la que ya no hay crecimiento. En 1987 hubo 27 trabajos que hicieron referencia al DI; 37 en 1990; 101 en 2011 y 287 el año pasado. Hay tres diferencias claras, la primera el bajo volumen de publicaciones, algo normal porque el DI no es experimental, lo basan todo en discursos filosóficos; la segunda estriba en que un análisis de los trabajos muestra que muchas publicaciones no añaden nada nuevo, son análisis sociológicos o filosóficos sobre el movimiento del DI, y dentro de este grupo tambin hay trabajos de ingeniería sobre mecanismos inteligentes, sin relación alguna con el tema DI/evolución; la tercera diferencia consiste en que desde el año 2010 (289 trabajos) al año 2011 (287) se observa una bajada, cosa que no se observa con el trmino evolución (en el 2010 se registraron 22.996 trabajos, por los 24.614 de 2011). Por tanto el que debería hacrselo mirar es el DI, ya que ste si que parece que está dejando de interesar.
Estos resultados refutan la idea de que el concepto evolución biológico está moribundo. Está más sano que nunca, y la única forma que tienen los fundamentalistas de no hacerlo visible a sus feligreses es ocultarlo y censurarlo, tal y como lo hacen en sus escuelas e intentar hacer a nivel nacional en las escuelas públicas de su país.


http://lacienciaysusdemonios.com/2012/10/28/el-colapso-de-la-evolucion (http://lacienciaysusdemonios.com/2012/10/28/el-colapso-de-la-evolucion/)